Polvo eres

 


El montoncito de arena que se está formando a mis pies me hace sospechar algo.

Me deshago, me desintegro, me desvanezco… Muero.

“Polvo eres y en polvo te convertirás”. Y, así, estoy viendo cómo me voy.

Y, mientras muero, me doy cuenta de que ese montón de arena no soy yo. Yo ya no estoy. A mis pies está naciendo ella y esto es un nuevo Edén. Mi costilla no sirve. Eva nace de mi muerte y el Génesis es otro.

¡Vamos Eva! ¡Dalo todo! ¡Que la mujer está de moda en el siglo XXI!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Me lavo con agua clara y Dios pone lo demás

Estamos en paz

Cabeza finita