Al 23




La alegría de Chavela.

El romanticismo de Neruda, que no le bastó con 20 poemas de amor y se inventó una canción desesperada.

La suerte de cruzar los dedos, del diente de león, de tocar madera, de las estrellas fugaces, del trébol con cuatro hojas. Todas juntas, sin abusar. 

La salud por la que pelearon los héroes anónimos del Covid

La generosidad de quien murió y cargó una cruz.

La piedad que no tuvo Pilatos.

La tranquilidad del nirvana. 

Ahí es ná. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los dueños de las palabras

Bajantes

Enemigo atontolinao