Agitar antes de usar

 


Así está la vida: agitada. 

Se mueve con trastorno bipolar, desproporcionadamente rápida, sin dirección, sin sentido. Con guerras, pandemias, incendios, fallecimientos tempranos, enfermedad, mentes sobrepasadas, infancias truncadas, engaños de los que nos dirigen...

Y así he estado yo también. Agitada. O usada, no sé. 

He estado agitando envases de gel, de champú, de mucolítico, de productos de limpieza.. he agitado papeleos, formularios... y también he agitado mi interior y otros interiores, mi pasado y pasados comunes, arte e historia, convivencia, "niente* et "salut"

La vida, tan bonita que nos da y nos quita a la par. Bipolar.

Y así con mi vida agitada y usada estos meses, volveré a escribir en un otoño que promete seguir agitando. 

Y yo la seguiré usando, porque para eso está y hasta que se gaste del todo. No pienso dejar ni una gotita en el fondo del envase. 



Comentarios

Entradas populares de este blog

Cabeza finita

Cielo mío

Sí. Tú... ¡ay! Yo no