Sí. Tú... ¡ay! Yo no

 



Sí: el rey. La contundencia. El querer sin dudar. Sí quiero, para ¿toda? la vida.

Sí, sin condicionales y sin condiciones. Con su tilde diacrítica y su aire señorial. Sí, con la opción de equivocarse pero con el convencimiento de no hacerlo. El sí que abre puertas. El sí que las cierra.

 

Tú: con quien hablo, a quien tuteo. Tú, a quien hago tururú o con quien me tuturureo. Un tú que es diálogo, conversación sincera y un tú a quien no entiendo. El tú de la empatía o de no feedback at all. Porque se supone que hablamos el mismo idioma pero para mí que hablas inglés.

 

Ay: que me duele; que me sorprendo; que me decepciono; que me harto… Ay, ay, ay de cante jondo, de plañidera, de Bernarda Alba o de sufrir al alba. Vivir en un ay y no ponerle la h bajo ningún concepto.

 

Yo: ¡Ay yo! Y utilizo el Ay anterior, porque el yo necesita del ay para bajarle el ego al sitio adecuado. Yo, mí, me, conmigo. Monosilábica o trisilábicamente, el yo como problema del mundo. Quiérete… y nos pasamos. Yoísmo hasta extremos insospechados… pero es que yo me tengo que cuidar. Yo, ombligo. Y afuera… el mundo.

 

No: la negatividad que puede tornarse en acierto. Una decisión a tiempo. No es no. Un no querer manifiesto y, por qué no, con posibilidad de arrepentimiento. El no que lo para. El no que lo evita.

 

No. Yo…¡ay!

Pero… tú sí.

 

 

 

 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Cielo mío

Bochito

Cabeza finita