Wild West






Siempre como nuevos. Así llevaba los zapatos mi padre. Cada mañana los limpiaba con esmero con el betún Búfalo marrón que nunca podía faltar en la compra mensual. 

Y cada mañana, se subía al taxi.

Cuando veía su presa en una acera y, según hacía ademán de levantar la mano, paraba a su lado y le lanzaba el lazo. Y así se iba pasando la vida.

El próximo tren es el de las 20 h. Estación de Atocha. Los bisontes llegan en manada.

La ciudad puede ser tan salvaje como el Wild West. Necesitas un buen Pony Exprés.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cielo mío

Bochito

Cabeza finita