Horneando la vida





Me  pusieron harina suave y esponjosa para los primeros años.

Añadí azúcar para esos días en los que estaba torcidita.

Le eché un par de huevos.

Amasé con esmero cada amistad, cada latido, cada despertar.

Ellos pusieron la base y yo añadí mi levadura.

Con paciencia y a 180 grados la vida creció y yo crecí con ella.

Me pincharon para ver si estaba bien cocida...y sí, ¡lo estaba!

Cobertura de chocolate y unas flores de colores.

Invitados a mi vida: ¿gustais?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cielo mío

Bochito

Cabeza finita