No quise vivir








No sentí, no dormí, no soñé... no viví.
Fui un niño bobo: sin emoción, sin querer ser yo.
Fui un púber tonto: sin descubrimiento ni reto.
Fui un joven soso: sin esmero, sin tesón.
Y un hombre ñoño: sin sentimiento ni rencor.
Crecí poco por dentro y todo exteriormente. Dos metros de tío en un mundo hostil: en el metro, en el frutero... en mis noches de cuento...
Un mundo gris en mis sueños, en los que no tuve y en los que no quise tener.
Elegí no vivir y, durante ese tiempo, viví sin querer vivir y me olvidé de querer y de querer vivir.




Nota: No permitida la vocal "A". Escolibro. Un pequeño paso adelante.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cielo mío

Bochito

Cabeza finita