Hasta la luna... y vuelta




Hasta la luna... y vuelta


Ella, a veces, también cuenta cuentos. Los cuenta, pero a mí me gusta decir que "me" los cuenta.

Éste es de una liebre mamá y una liebre hija. Como ella y yo.

Lee muy bien. Le gusta leer bien. Lee con entonación y dice "yo te quiero de aquí a la luna... y vuelta" y en el "y vuelta" le pone un énfasis especial. Me dice que el narrador debe leer con más entonación.

Quiere ser profesora de infantil, así que tiene que aprender a leer a los niños de forma que les guste: "porque si no, no me van a hacer caso...".

Pone énfasis en las frases, y cuando habla la liebre pequeña se distingue perfectamente que ella es pequeña y la madre es grande.

- "No le pongo voz de pequeña... es que la liebre es pequeña".

Sus eses son muy sonoras. La niña es muy de Madrid...

Y su voz es verdaderamente dulce. Estoy convencida de que le sale directamente del corazón.

La liebre y su madre siguen viviendo aventuras... y la madre quiere a su cría mucho. Quiero vivir muchas aventuras con ella.

Cuando a la liebre le da sueño, ella lee entre susurros... No vaya a ser que se despierte.

Toda una dulzura.

Hasta la luna y vuelta mil veces, princesa.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cielo mío

Bochito

Cabeza finita