Es más fácil subir el Índice de Relación que educar a un hijo





Es más fácil subir el Índice de Relación que educar a un hijo


Te quité el post. 

Hay índices empresariales, serios, profundos...de esos que parecen pesar mucho y tener mucha trascendencia. Índices que se expresan con siglas aburridas: BSC, NPS, IR, Churn Rate...

Y hay índices familiares, también serios y profundos, que también pesan un montón y tienen, incluso, muchísima más trascendencia: respeto, obediencia, trabajo, responsabilidad, bondad... Estos sin abreviar.

Los primeros se trabajan con inteligencia analítica y BI o con tablas excel y, cuando ya no cabe en un excel, en un Big Data.

Hay, para esos índices, expertos en sacar conclusiones en decenas de informes con portadas de color rojo. Y reuniones mil para decidir qué hacer para incrementar unos y ayudar a decrecer otros.

Luego está la estrategia, las acciones y las campañas, las cargas en plataformas, las campañas de telemárketing y los mailing postales porque andamos cortos de correos electrónicos.

Los índices familiares nunca van a un excel. Se trabajan con inteligencia emocional si, en el mejor de los casos, esa inteligencia te ha "tocado en suerte".

Al Big Data familiar le sobra el Data porque...¡¡¡todo es tan Big!!!!

Aquí no hay corro de expertos, tan sólo conversaciones cuando ellos ya duermen para discernir si vamos bien o no y en qué nos hemos equivocado y, cuando estamos optimistas, en qué hemos acertado. 

La estrategia es la de las consecuencias y la motivación. Una de cal y otra de arena. Las acciones: colgar de la nevera un plan de acción, dar un mimo y aliento ante la incertidumbre y, cuando el tema se pone feo, un castigo que no convence a unos ni a otros.

Veremos qué dicen los inversores de los índices empresariales.
Esperemos a ver qué opina el futuro de los índices familiares.


Comentarios

  1. De momento, en nuestras rutinas familiares, nuestros hijos siempre nos recomendarían a terceros como sus padres. De momento, los inversores e inversores de otras familias nos envidian. De momento nuestros excels y nuestras tablas dinámicas devuelven resultados positivos.

    Yo creo que, de momento, también la empresa familiar va bien, porque es cierto que cuando nos castigamos por las desatenciones, por la falta de dedicación, por las prisas con las que tomamos las decisiones estratégicas, como ir al médico, a su festival, de vacaciones donde ellos quieren... de momento... les seguimos teniendo presentes 25 horas...que digo...35 horas al día. Esto si es "big data".

    ResponderEliminar
  2. ¡Si es que parecemos miembros del Consejo de Administración infantil!

    Ánimo con la Planificación Estratégica hasta que salgan de la Uni.

    Gracias por leer este rinconcito.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Cielo mío

Bochito

Cabeza finita