Mi personaje



Mi personaje

Voy a construir un personaje

Quiero que sea alguien importante. Que no deje indiferente. 

Tiene que tener un algo digamos único. Especial.

No me vale con un calificativo al uso: alto, calvo, inteligente, pobre, americano

Sorprendente, enigmático, inusual podrían encajar más, pero tengo que buscar más.

No puede ser alguien anodino con un trabajo monótono. No valen cajeros de banco ni corredores de seguros, pero tampoco me vale con actrices, investigadores, astronautas o miembros de una expedición. Demasiado previsible. Sé de antemano que le pasarán muchas cosas.

Mi personaje tiene que gustar, como las personas, a primera vista bastante pero mucho más con la distancia corta.

Tiene que tener esa llamada personalidad que dice todo y no dice nada. Que la suma de sus acciones, sus palabras, sus movimientos y, lo más difícil, sus pensamientos e ideales, no dejen duda de lo completo de la misma.

Pero me apetece que sea mundano. Real. Que se lave los dientes y vaya al baño con cierta dificultad. Que se le olviden las citas de los médicos si no las apunta en el calendario de la cocina.  Que tenga la mala costumbre de dejar sin cerrar el paquete de magdalenas.

Este personaje tiene que ser redondo. Tiene que tener una vida redonda y ayudar a que los demás la tengan. Pero tendrá sus aristas inesperadas. Y se las perdonarán.

Quiero un personaje que se haga querer. Que sea achuchable. Para llevártelo a casa, dentro de un libro o dentro de tu corazón.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Cielo mío

Bochito

Cabeza finita