En las pequeñas cajitas de colores







En las pequeñas cajitas de colores que están en los diversos cajones de mi baño, de mi cómoda, de mi mesilla de noche… se adivina mi vida. 

En las carpetas colgantes, las de gomas, en archivadores descoloridos… se imagina lo que fue e, incluso, lo que pudo ser.

Es un Bazar alegre, con color. Lo decoré con los tonos del otoño porque son los colores que más me favorecen.

Encuentren piruletas de corazón y bombones de Croché, entradas a cines o algún que otro museo, teatros en familia....

Entren y busquen recuerdos de viajes al extranjero, fotos aún no descoloridas, medallas, pendientes y anillos de abuelas maravillosas con toda la simbología dentro. 

Aprecien algún trofeo por ser más alto, más rápido, más fuerte en alguno de los obstáculos que uno se encuentra en el camino. Y pregunten por los diplomas, los éxitos y algún que otro fracaso. De todo hay en este Bazar.

Anímense a elegir el más bello de los obsequios realizados a una Dálmata muy blanca con muchas manchas negras.

No pierdan la oportunidad de beneficiarse de la mejor oferta disponible: recuerdos de temporada, los que llegan en las Navidades, en las Fiestas patronales, en los días señalados…

Aprovechen los descuentos dos por uno. Ha sido una existencia tan intensa que casi le salen dos. Tan bonita que da pena deshacerse de cada pertenencia.



¡Entren! ¡Compren una vida entera!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cielo mío

Bochito

Cabeza finita