na...VIDA...d

 
 
 
na...VIDA...d
 
Pero, ¿Papá Noel es adivino? ¿Sus renos tienen detectores de sueños o radares de anhelos?
¿Se adentra por nuestras chimeneas interiores para conocer nuestros más profundos deseos?
¿Recorre el cielo precedido del escuadrón más cornudo, olfateando en el aire las necesidades más básicas y complejas del ser humano?
 
Él sólo observa la VIDA. La ve pasar centrándose en cada detalle, porque en lo banal se encuentra la verdadera esencia. Por eso no se le escapa nada.
 
La VIDA no le es indiferente. Se esmera en su elaboración, se regodea en cada instante y lo hace eterno. Todos los momentos cuentan, porque de ellos se desprenden señales inequívocas.
 
Se viste de rojo porque es un color elegante, porque la VIDA es elegante y es elegante vivirla profundamente.
 
Este tío gordo... ¡sí que sabe!
 
 
 
En código adulto
 
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Los dueños de las palabras

Bajantes

Enemigo atontolinao